Hablemos de la Mamografía

 In Uncategorized

¿Qué es una mamografía?

Una mamografía no es más que una radiografía de la glándula mamaria. Sí, así como cuando una persona se lastima el tobillo y va a urgencias y le piden una radiografía del tobillo… solo que, en este caso, de la glándula mamaria. Para ser más exactos, la Real Academia Española la define como “una radiografía de mama en película de grano fino, capaz de obtener imágenes de tejidos blandos con gran precisión ” (1). En la región centro y una parte del sur de nuestro país, México, suelen llamarle mastografía, que etimológicamente deriva del griego μαστός (mastós) que significa “mama” (2) y γραφία (graphía) que significa descripción, tratado, escritura o representación gráfica (3). Bueno, independientemente del nombre que quieras utilizar (ya que ambos son correctos y se utilizan de forma intercambiable), si por edad ya te “toca” hacerte tu mamografía o algún médico especialista te la ha solicitado, este post te explicará las generalidades que debes conocer acerca de este estudio, que me adelanto para comentarte que ha sido el único estudio de imagen mamaria que ha demostrado disminuir la mortalidad por cáncer de mama en un 21% (4).


¿Cómo se realiza una mamografía?


El día que vayas a realizarte tu mamografía, se te pedirá que acudas después de un buen regaderazo en tu casa, pero, sin haberte colocado desodorante, antitranspirante ni talco en el área de las mamas ni de las axilas. Esto es de suma importancia, porque estos productos pueden dar artificios o imágenes innecesarias en el resultado de tu mamografía. Si ya te han realizado estudios de imagen mamarios previos, también te pedirán que los traigas contigo. Esto, para que el radiólogo pueda comparar los estudios previos con los actuales, de forma retrospectiva. Cuando llegues al departamento de radiología, te pasarán a un lugar privado, aislado y con un técnico especialista en mamografía (quien habitualmente es del género femenino) y que te guiará por el procedimiento técnico. El estudio se realiza con un seno a la vez. La glándula mamaria que se vaya a estudiar se coloca en una placa de soporte plana, donde descansa y se comprime gentilmente con una placa paralela llamada paleta. Entonces, el aparato emite una pequeña dosis de rayos X, que atraviesa la mama hacia un detector ubicado en el lado opuesto. Este detector, ya sea una película fotográfica o en forma de señales electrónicas, creará la imagen de la mama, y estas imágenes serán las mamografías que, finalmente, podremos interpretar (5).


¿Qué tipos de mamografía existen?

Si hablamos de las técnicas de adquisición de la mamografía, podemos dividirlas en dos: adquisición convencional y adquisición digital:

1.- Las mamografías de adquisición convencional utilizan un mastógrafo análogo y la adquisición de las imágenes se realiza por un sistema pantalla-película y un equipo de revelado. Este tipo de técnica es al que se refiere la definición del diccionario de la Real Academia Española.

2.- Las mamografías de adquisición digital utilizan mastógrafos digitales donde adquieren las imágenes por detectores integrados al propio mastógrafo (digital) o detectores externos (digitalizada) y la impresión del estudio se realiza con un equipo de alta resolución (4).


Una breve historia acerca de la mamografía


Las primeras mamografías en el mundo fueron adquiridas de forma convencional con mastógrafosanálogos, alrededor de 1960 en Estados Unidos; entre las décadas de los 70s y 90s fueron las que predominaron en ese país. Sin embargo, hacia el año 2000, comenzaron a desarrollarse las mamografías digitales (6). En 2005 se publicó en la revista The New England Journal of Medicine un estudio titulado “Diagnostic Performance of Digital versus Film Mammography for Breast-Cancer Screening” del grupo de investigadores de DMIST (Digital Mammographic Imaging Screening Trial). En éste, estudiarían si el uso de mamografía digital, comparado contra la mamografía análoga, aumentaba la sensibilidad diagnóstica de tumores malignos en mamas radiográficamente densas.  Estudiaron a más de 49,000 mujeres asintomáticas estadounidenses y canadienses, y encontraron que la exactitud diagnóstica entre ambos estudios era similar. Sin embargo, en mujeres menores de 50 años, o con mamas radiográficamente densas, o premenopáusicas y/o peri-menopáusicas, la exactitud diagnóstica era mayor con la mamografía digital (7). Esto es de suma importancia para las mujeres mexicanas, porque la edad promedio de presentación de cáncer de mama es a los 52 años a diferencia de las mujeres canadienses y estadounidenses, cuya edad promedio de presentación es a los 62 (4). En ese entonces, en Estados Unidos solamente el 7% de los mastógrafos eran digitales, pero a partir de la publicación de este estudio, la migración hacia la tecnología digital fue rápida y bien recibida, y en el 2012 casi el 90% de los mastógrafos en el país ya eran digitales (6).


Beneficios de la mamografía digital


En la actualidad, la mamografía digital (ojo, no la digitalizada que en ocasiones algunos gabinetes de rayos X la promocionan como “digital” y, obviamente, a menor precio) representa varias ventajas comparadas con el sistema análogo. Esto se debe a que la adquisición, el procesamiento y la visualización de la imagen de la mama se manejan de forma independiente y por medio de software, se disminuye el número de repeticiones del estudio, la dosis de radiación ionizante es menor, permite utilizar sistemas de detección asistidos por computadora, permite la transmisión de archivos digitales a otros expertos para interpretación a distancia, y, ultimadamente, incrementa la detección oportuna de tumores malignos especialmente en mujeres con mamas densas como ya mencionamos (4, 5, 7).


¿Qué es una mamografía en tercera dimensión (3D)


También, dentro de este grupo de mamografías digitales, existe la mamografía tridimensional (3D) o tomosíntesis (4, 8). Una limitante que tiene la mamografía convencional, o también llamada 2D, es que el tejido mamario normal puede sobreponerse al tumor mamario y de esta manera, ocultarlo y darnos un resultado falsamente negativo. Lo que hace la tomosíntesis es realizar la toma de múltiples imágenes milimétricas entre sí. Después, estas imágenes se convierten digitalmente en imágenes en tercera dimensión, quitando el efecto de sobreposición o traslapo (8). La tomosíntesis mejora la detección de cáncer de mama hasta en un 27% (4) y la Sociedad Americana de Cirujanos de Mama (American Society of Breast Surgeons) recientemente emitió un comunicado oficial donde posiciona a la mastografía 3D o tomosíntesis como la “modalidad preferida” en todas las pacientes que se realizan mamografías (9).

Ahora, si hablamos de los diferentes tipos de estudios de tamizaje contra cáncer de mama, también tenemos dos (10):

  1. Estudio de tamizaje que consiste en la realización de la mastografía a manera de 2 proyecciones tradicionales (craneo-caudal y medio-lateral-oblicua) a cada mama y que se utiliza en pacientes sin ningún síntoma mamario (y preferentemente la mamografía 3D), y;
  2. Estudio diagnóstico que consiste en las 2 proyecciones tradicionales a cada mama y el uso de proyecciones adicionales como conos de compresión o magnificación, laterales, enrolladas, de cleavage, etc. También considera el uso de otras herramientas diagnósticas como el ultrasonido mamario y/o resonancia magnética de mama. Este tipo de estudio se realiza en pacientes sintomáticas (tumoración palpable de la mama, secreción por el pezón, mastalgia o una anormalidad radiológica vista en el estudio de tamizaje) y su solicitud corre a cargo del cirujano de mama tratante o el radiólogo de mama. He aquí la importancia de acudir con los especialistas adecuados.


¿Qué resultado da la mamografía?

Siempre que se realiza una mamografía de tamizaje o diagnóstica, el radiólogo, quien debe ser un médico especialista en radiología e imagen y estar certificado por el consejo mexicano de radiología (y preferentemente contar una calificación agregada en “Imagen de la Mama”) deberá reportar tu estudio de acuerdo al sistema de clasificación BI-RADS (11). BI-RADS es el acrónimo en inglés de “Breast Imaging-Reporting and Data System” y utilizamos el acrónimo por igual en inglés para nuestros reportes en español. Éste se creó en 1993 con la finalidad de que todos los especialistas en enfermedades de la mama y radiólogos hablaran el mismo lenguaje en estudios de imagen mamarios y así, con los resultados del estudio, poder normar la conducta a seguir (12). Si tu estudio de imagen mamario no menciona en su conclusión la categoría BIRADS, de entrada, es un estudio que falla en la observancia obligatoria de la Norma Oficial Mexicana 041 (11) y categóricamente, es un estudio deficiente. La clasificación BI-RADS va desde el 0 hasta el 6 (4, 10, 11):


BIRADS Significado Recomendaciones
0 Estudio inconcluso e
insuficiente para diagnóstico (probabilidad de malignidad 13%).
Proyecciones adicionales, otros
estudios y comparación con estudios previos.
1 Sin ningún hallazgo que
reportar.
Continuar tamizaje.
2 Hallazgos benignos. Continuar tamizaje.
3 Hallazgos probablemente
benignos (probabilidad de malignidad <2%).
Requiere seguimiento semestral
durante 2-3 años y solo se debe utilizar esta categoría con estudios
diagnósticos ya realizados.
4 Hallazgos sospechosos de
malignidad (se subdivide en 4a, 4b y 4c, probabilidad de malignidad de 2 –
95%).
Se debe realizar biopsia.
5 Hallazgos altamente sospechosos
de malignidad (clásicamente maligno, probabilidad de malignidad >95%).
Se debe realizar biopsia.
6 Con diagnóstico histopatológico
de malignidad.
En espera de tratamiento
definitivo o valoración de respuesta al tratamiento.


¡Oye! Pero yo he escuchado que la radiación de la mamografía hace daño, ¿es cierto?

Bueno, es cierto que la mamografía produce radiación y también es cierto que la radiación produce daño en nuestro cuerpo (cualquier tipo de radiación lo hace). Sin embargo, cuando comparamos el riesgo/beneficio que obtenemos al realizar la mamografía, el beneficio es claramente superior, ya que podemos detectar cánceres de mama pequeños y no palpables, que se traduce en detección oportuna y mayor probabilidad de cura. Ahora, los mastógrafos digitales y de última generación, emiten menos radiación que los análogos o digitales de primera generación. Y la verdad es que la radiación la recibimos diariamente a todas horas por diferentes elementos presentes en el mundo. En promedio, la dosis total de radiación que recibe la mujer por un estudio de tamizaje completo de mama es aproximadamente de 0.4 millisieverts (mSv, que es una medida de dosis de radiación). Para ponerlo en perspectiva, la radiación promedio que todos nosotros obtenemos de forma natural del medio ambiente (conocida como radiación de fondo), es de 3 mSv en un año y esta proviene de la radiación cósmica, la radioactividad natural de materiales terrestres o creados por el hombre y la radioactividad de elementos que consumimos diariamente (13, 14). Cuando la mamografía análoga predominaba en los 70s, el riesgo de realizarse una mamografía de tamizaje se equiparaba con fumar 3/8 de un cigarrillo, viajar en avión 400 km, o en carro 700 km o escalar una montaña durante 20 segundos (6). Actualmente, la realización de una mamografía digital de tamizaje equivale a la exposición radioactiva que tenemos naturalmente al medio ambiente durante 7 semanas (13). La  Agencia Estadounidense de Protección al Medio Ambiente (United States Environmental Protection Agency) establece límites regulatorios y activa protocolos de seguridad en exposiciones de 100 mSv para proteger a su población (15). Entonces, como puedes ver, la dosis de radiación que emite actualmente una mamografía de última generación es mínima.


¡Oye! Pero a mí me han dicho que la radiación de la mamografía también le hace daño a la tiroides, ¿entonces?


En realidad, la dosis efectiva (que se define como la cantidad de radiación que absorbe el cuerpo humano, ajustado al tipo de radiación recibida y su efecto en el órgano en particular) (16) de radiación es de 0.13 mSv para una mamografía digital y de 0.17 mSv para una mamografía análoga.  Y para ponerlo en perspectiva, esto equivale a 30 minutos a la exposición al medio ambiente (6), por lo cual la dosis de radiación que recibe la tiroides es mínima. Claro, si te sientes más segura, siempre puedes pedir que te coloquen un protector de plomo para la tiroides cuando te hagan tu mamografía.


Bueno… y entonces, ¿qué mamografía me toca realizarme? O, ¿me hice la correcta?

Como puedes ver, la mamografía tiene muchas cuestiones y conceptos clave que el profesional de la salud debe conocer a la perfección para solicitarla y sobre todo poder interpretarla. Por esto, siempre, la mastografía debe ser indicada por el médico, de preferencia experto en el diagnóstico y tratamiento de tumores mamarios. Es común que escuche en la consulta que la paciente por decisión propia y también por practicidad, acuda al gabinete de radiología más cercano y pida ella misma su mamografía o ultrasonido de mama.  Esto, sin guía o indicación alguna por el experto y, derivado de esto, resulte en un estudio mal indicado, deficiente en su técnica o interpretación. En ocasiones, simplemente no aporta ningún beneficio y necesita repetirse, pero en los peores casos, he sido testigo de estudios mal realizados o mal interpretados, con resultados “normales” y que el paciente llegue tiempo después con un tumor maligno, mencionando en retrospectiva que hacía tiempo el estudio que se había realizado “había salido normal” [sic]. Entonces, siempre que te soliciten o te realices una mastografía, asegúrate de acudir con el experto para su correcta indicación y con el experto para su correcta revisión posterior. ¡Recuerda que no revisamos estudios… revisamos pacientes!

Espero este post te haya disipado todas las dudas que tengas acerca de este estudio que es tan importante para ti y para tu salud. Si tienes alguna duda, pregunta o comentario, contáctame. ¡Estoy a tus órdenes!

Referencias:


1.- Asociación de Academias de la Lengua Española. (2017). Mamografía [Def. 1]. In Diccionario de la Lengua Española (23.1 ed.). Retrieved July 19, 2019, from https://dle.rae.es/?id=O6UsYRW

2.- Asociación de Academias de la Lengua Española. (2017). Masto- [Def. 1]. In Diccionario de la Lengua Española (23.1 ed.). Retrieved July 19, 2019, from https://dle.rae.es/?id=OZBwZS4

3.- Asociación de Academias de la Lengua Española. (2017). -grafía [Def. 1]. In Diccionario de la Lengua Española (23.1 ed.). Retrieved July 19, 2019, from https://dle.rae.es/?id=JPSoRik

4.- Cárdenas Sánchez, J., Erazo Valle-Solís, A. A., Arce Salinas, C., Bargallo Rocha, J. E., Bautista Piña, V., Cervantes Sánchez, G., . . . Valero Castillo, V. (2019). Consenso Mexicano sobre el diagnóstico y tratamiento del cáncer mamario (8va ed.) [8va]. Retrieved July 19, 2019, from http://www.consensocancermamario.com/documentos/FOLLETO_CONSENSO_DE_CANCER_DE_MAMA_8aRev2019.PDF

5.- Mamografía. (n.d.). Retrieved July 19, 2019, from https://www.nibib.nih.gov/espanol/temas-cientificos/mamografía

6.- Leher, D., Dr. (2014, March). La invención del mamógrafo. (M. E. Azar Dra., Ed.). Retrieved July 19, 2019, from http://www.samas.org.ar/index.php/blog-infosam/124-la-invencion-del-mamografo-un-paso-fundamental-en-la-prevencion

7.- Pisano, E. D., Gatsonis, C., Hendrick, E., Yaffe, M., Baum, J. K., Acharyya, S., . . . Rebner, M. (2005). Diagnostic Performance of Digital versus Film Mammography for Breast-Cancer Screening. New England Journal of Medicine,353(17), 1773-1783. doi:10.1056/nejmoa052911

8.- The American Society of Breast Surgeons Foundation (n.d.). Breast Cancer Screening 101. Retrieved July 23, 2019, from https://breast360.org/topics/2017/01/01/breast-cancer-screening-101/

9.- Willey, S. C., MD FACS, Whitworth, P., MD FACS, & Boolbol, S. K., MD. (2019, May 3). The American Society of Breast Surgeons – Official Statement: Position statement about screening mamography [PDF]. Dallas, Texas: The American Society of Breast Surgeons.

10.- The American Society of Breast Surgeons Foundation, (n.d.). Understanding Breast Imaging. Retrieved July 23, 2019, from https://breast360.org/topics/2017/01/01/understanding-breast-imaging/

11.- Secretaría de Salud. 2011. Norma Oficial Mexicana NOM 041-SSA2-2011, Para la Prevención, Diagnóstico, Tratamiento, Control y Vigilancia Epidemiológica del Cáncer de Mama. Publicada el 09 de Junio 2011 en el Diario Oficial de la Federación. Texto Vigente, de http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5194157&fecha=09/06/2011

12.- Burnside, E. S., Sickles, E. A., Bassett, L. W., Rubin, D. L., Lee, C. H., Ikeda, D. M., … D’Orsi, C. J. (2009). The ACR BI-RADS experience: learning from history. Journal of the American College of Radiology : JACR6(12), 851–860. doi:10.1016/j.jacr.2009.07.023

13.- The American Cancer Society. (2017, September 1). Mammogram Basics: How Does A Mammogram Work? Retrieved July 24, 2019, from https://www.cancer.org/cancer/breast-cancer/screening-tests-and-early-detection/mammograms/mammogram-basics.html

14.- The United States Environmental Protection Agency. (2019, June 14). Radiation Sources and Doses. Retrieved July 24, 2019, from https://www.epa.gov/radiation/radiation-sources-and-doses

15.- The United States Environmental Protection Agency. (2019, July 08). Radiation Health Effects. Retrieved July 24, 2019, from https://www.epa.gov/radiation/radiation-health-effects

16.- The United States Environmental Protection Agency. (2017, October 30). Radiation Terms and Units. Retrieved July 24, 2019, from https://www.epa.gov/radiation/radiation-terms-and-units

Recent Posts

Leave a Comment

Con gusto te atiendo

Puedes enviarme un correo electrónico y le daré seguimiento a tus dudas.

Not readable? Change text. captcha txt
Open chat
¿Necesitas ayuda?
Hola Dr. Ricardo Cavazos, necesito información sobre:
Powered by